Facebook Twitter Google +1     Admin

la hora del maestro

 

Un viejo maestro chino

dejó las enseñanzas

de toda su vida

escritas en hojas de parra

unos días más tarde

las hormigas devoraron

el manjar de su sabiduría

un viejo maestro chino

dispuso las hojas de té

de cierta esotérica manera

tal que cifraran su mensaje

después de unas horas

sopló un viento extranjero

y se llevó las hojas con él

un viejo maestro chino

volcó en su cuenco

trescientos treinta y tres

granos de arroz integral

los bañó con salsa de soja

los granos se pusieron

negros les salieron patitas

y huyeron corriendo cada uno

en una dirección distinta

un viejo maestro chino

subió a la copa de un árbol

se puso a meditar

en el fondo del lago

meditaba en el centro

del origen del fuego

en el pico de la montaña

cubierto de nieve

y vinieron hacia él

las hormigas en fila

trayendo las hojas de té

los granos de arroz

a lomo del viento

las hojas sin la parra

las memorias sin la tinta

la luz y la tiniebla juntas

el maestro tomó su té

comió su arroz

cantó su mantra

y se durmió

con una sonrisa

en la última línea

de un poema

 

04/02/2013 23:32 Carlos ;?>

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris